Hace unas semanas, Madrid se despertaba con un atasco monstruoso en el Día sin Coches. No nos sorprendió mucho. En el Día Mundial sin Tabaco, los fumadores tampoco se ahorran un solo pitillo. Cuando se trata de cambiar nuestros hábitos, solemos resistirnos hasta que resulta inevitable.

Ese momento parece que ya ha llegado. El Ayuntamiento está decidido a acabar con los niveles de contaminación que nos amenazan a través del aire que respiramos. El enemigo son los coches (concretamente, los combustibles fósiles que utilizan). La mejor solución para el centro de las capitales vuelve a ser la bicicleta (mientras no mejoren las prestaciones del coche eléctrico).

Sin embargo, son muchas las pegas con que uno se encuentra a la hora de pasarse a los pedales: las durísimas cuestas, la extrema densidad del tráfico en horas punta, la hostilidad de algunos conductores, los problemas para transportar objetos voluminosos a no ser que seas un súper héroe

Mientras la ciudadanía madrileña se reeduca, las empresas ya han empezado a ponerse las pilas. Los triciclos eléctricos de carga empiezan a hacer acto de presencia en las estrechas calles del centro. Sin duda, un transporte infinitamente más amable para la convivencia entre repartidores y peatones.

Por otro lado, algunas empresas te llevan la comida a casa en bici, y por las calles del barrio parecen omnipresentes a la hora de la cena.

También es curiosa la Publi-bici.

publinow

Foto: Publinow


Nosotros mismos alquilaríamos un triciclo eléctrico de carga para determinados portes. Ignoramos si existe ese servicio a día de hoy en Madrid.

En el centro, todo lo que va en bici resulta cordial.

Así que perfecto, nos apetece una bici. De hecho ya la tenemos. Pero resulta que es un modelo perfecto para vivir en Londres, e imposible cuando te mudas a Madrid, Acabamos entendiendo lo del doping y el ciclismo cada vez que subíamos las cuestas de Lavapiés.

bici-tos-estudio

Foto: Crazy Mary


La rueda Copenhague es nuestra opción favorita para transformar nuestra preciosa bici en eléctrica. Porque la bici nos sigue encantando. El problema es que nuestra forma física nos impide movernos en ella sin sufrir.

Hay otros kits un poco más aparatosos y fáciles de encontrar. Contra las cuestas son la opción más interesante para que la bici que ya tienes, se convierta en un medio de transporte ideal para la ciudad.

Si no tienes bici pero estás pensando en hacerte con una. Si no estás en plena forma y no quieres llegar con la lengua fuera a cualquier cita, lo suyo es comprar una eléctrica. Solo hay que probar BiciMad para darse cuenta. Sería maravilloso poder confiar en que vas a llegar al anclaje y va a haber una bici operativa en buen estado.

BiciMad a día de hoy está en mal momento. Hasta ahora ha funcionado a rachas. Esperamos que la EMT, que recientemente se ha hecho con la gestión, sea capaz de empezar a atajar los problemas cuanto antes. Cuando funciona, es una gozada. Cuando no, muy frustrante.

bvqiyq8icae2hld-jpg-large

Foto: @enbicipormadrid


La inseguridad continúa siendo un freno para muchos a la hora de ponerse a pedalear. Cuando conversamos sobre este tema, todos tenemos múltiples anécdotas que contar: Conductores que te pasan rozando, otros que no te ven y te obligan a maniobras bruscas, peatones que caminan o se detienen en medio de los pocos carriles bici que hay…

Contra el problema de la invisibilidad, Volvo se ha apuntado un tanto. Su life paint es de lo más ingenioso que hemos encontrado. Nos parece brillante (nunca mejor dicho).

Mientras tanto, los más activistas siguen haciéndose notar para ir concienciando.

El último jueves de cada mes, la gente de Bici Crítica se junta en Cibeles y recorren la ciudad en una gran caravana. Son cientos. No pasan inadvertidos y, por un rato, imponen su ley, sus lemas y su ritmo ante los conductores.

El estudio Biernes con b organiza múltiples eventos con la bici como protagonista. El más popular de ellos, su Festival con b de bici, celebrado en el Matadero, tuvo una asistencia de más de 33.000 personas en su octava edición. Todo un éxito.

Por último, no nos podemos olvidar de la Ciclonudista. Salir una mañana a la calle y encontrarse a cientos de personas pedaleando en pelotas es algo que no deja indiferente a nadie. “Seguimos desnudos ante el tráfico” es su lema. Y no les falta razón.

marcha04

Foto: Henar Sastre e ICAL


En definitiva, la reconversión de Madrid en una ciudad agradable para el ciclista aún tardará, pero apostamos por ello.

¡Cero emisiones para nuestros pulmones! ¡Menos decibelios para nuestros nervios!

Foto portada: Tokyo Bike